El gobierno francés oficializó el cierre total y definitivo de la central nuclear de Fessenheim, ubicada en el oriental departamento de Alto Rhin, la instalación más vieja de su tipo en el país.

El decreto oficial establece la salida de servicio de la central a partir del sábado a las 02:30, hora local para el primer reactor, y el 30 de junio para el segundo.

La decisión refleja la revocatoria de autorización para operar de Fessenheim, que entró en funciones en 1977 y es propiedad de EDF, la principal empresa de generación y distribución eléctrica de Francia.

Según el gobierno, la detención del reactor de 900 magavatios a agua presurizada comenzará el viernes a la noche, desmantelamiento que se extenderá hasta el 2040.

En 2011, el ex presidente Francois Hollande (2012-2017) había adelantado durante su campaña electoral la voluntad de cerrar la central nuclear de Fessenheim.

La salida de servicio de la instalación representa una primera etapa dentro de la estrategia energética nacional. Consistente en alcanzar un equilibrio progresivo entre la generación nuclear y las fuentes renovables, subrayó en un comunicado el ejecutivo.