El nuevo reactor nuclear Mochovce 3 de Eslovaquia se pondrá en marcha y generará electricidad este año y la unidad 4 lo hará en 2023, según un informe en materia de seguridad energética publicado por el Ministerio de Economía. Una vez que entre en funcionamiento, Mochovce 3 permitirá que la energía eslovaca vuelva a ser exportada.

Eslovaquia está añadiendo una importante capacidad de generación limpia para cumplir los objetivos de reducción de emisiones de la Unión Europea para sus Estados miembros.

El Ministerio dijo que espera que se añadan 670 MWe de energía solar y 497 MWe de energía eólica durante la próxima década, además de los 942 MWe que provendrán de los dos nuevos reactores nucleares de Mochovce.

“Los cambios mencionados, especialmente el funcionamiento comercial de Mochovce 3 y 4, cambiarán significativamente el balance energético de Eslovaquia”, dijo el ministerio.

“Tras la puesta en marcha de Mochovce 3, el carácter del balance energético del sistema cambiará de unas importaciones del 1,1% en 2020 a unas exportaciones del 9,0% en 2022”.

Mochovce 3 y 4 son reactores nucleares VVER de agua a presión que se están construyendo desde 2008. Cada uno de ellos generará 471 MWe.

El regulador nuclear eslovaco concedió la licencia de explotación de Mochovce 3 en mayo y se espera que su propietario, Slovenské elektrárne, cargue el combustible y ponga en marcha la unidad este año. Mochovce 4 debería empezar a funcionar en 2023, según las previsiones del ministerio.

Los otros reactores nucleares de Eslovaquia son Mochovce 1, que también produce 471 MWe; Mochovce 2, que ha sido mejorado para generar 500 MWe; y dos reactores en la central de Bohunice, que producen 466 MWe cada uno.