La brasileña Eletronuclear lanzó una licitación para contratar a una empresa con el objetivo de reanudar las obras de construcción civil de la central nuclear de 1.405MW Angra 3, en el estado de Río de Janeiro, así como el montaje electromecánico.

La meta es adelantar los trabajos de construcción antes de reclutar a un contratista para realizar las obras globales y finalizar la construcción de la planta.

El contrato debiera firmarse en mayo, mientras que las obras de construcción comenzarían en octubre, informó el Ministerio de Minas y Energía en un comunicado. El contratista se elegirá el 2S22 y la planta nuclear entraría en operaciones en noviembre de 2026.

Después de que se detuviera la construcción en la década de 1980, los trabajos en Angra 3 se reanudaron en 2008, pero se volvieron a interrumpir en 2015 cuando la investigación Operación Lava Jato dejó al descubierto escándalos de corrupción. Según datos del Gobierno Federal, las obras tienen un 65% de avance. El holding nacional Eletrobras, matriz de Eletronuclear, planea invertir 12.800mn de reales (US$2.260mn) en el proyecto para 2025.

Según Eletronuclear, una evaluación realizada por una consultora independiente en 2016 indicó que concluir los trabajos de Angra 3 requeriría 20.800mn de reales, equivalentes a 31.000mn de reales o US$5.400mn en dinero de hoy. El monto fue similar a las propias estimaciones de la empresa estatal.

A septiembre de 2015 se había invertido un total de 5.300mn de reales en el proyecto, que podrá generar 12TWh/a, suficientes para abastecer el 50% del consumo del estado de Río de Janeiro.

Angra 3 es gemela de la planta nuclear de 1.350MW Angra 2 en Angra dos Reis. Al igual que Angra 2, Angra 3 contará con tecnología alemana Siemens/KWU (actualmente Areva ANP).

El presidente ejecutivo de Eletronuclear, Leonam dos Santos Guimarães, dijo que la nueva planta nuclear se diversificará y brindará seguridad a la matriz eléctrica brasileña.

“La energía generada por la unidad sustituirá a la producida por las plantas termoeléctricas, que es más cara. Como las plantas nucleares no emiten gases de efecto invernadero, también representará un paso hacia la descarbonización de la generación de energía en el país”, señaló en un comunicado.