RA-10: tecnología nacional de vanguardia para la salud, la ciencia y la industria


El Proyecto Reactor Nuclear Argentino Multipropósito RA-10 se localiza en el Centro Atómico Ezeiza. La obra civil se inició en 2016, previéndose su puesta en marcha para el segundo semestre de 2020. Una vez en operación asegurará el 100% del abastecimiento en materia de radioisótopos para uso médico para el mercado nacional y atenderá buena parte de la demanda de América Latina.

El diseño del Reactor RA-10 comienza a tomar forma a principios de 2010 con el fin de asegurar el autoabastecimiento de radioisótopos para el mercado local, exportar al internacional y, junto con ello, ampliar nuestra capacidad de desarrollo tecnológico, investigación en ciencias básicas y aplicaciones basadas en el uso de técnicas neutrónicas avanzadas.

Concluida la etapa de diseño con más de 1.000.000 de horas/hombre invertidas y más de 10.000 documentos técnicos generados, obtenidas las licencias de construcción y la ambiental y realizados los estudios de percepción social, se licita la obra civil y comienza la construcción de los cuatro edificios del proyecto.

La CNEA diseña y provee los desarrollos esencialmente nucleares, forma a los futuros operadores y avanza con diversos proyectos para asegurar el pleno aprovechamiento de las aplicaciones del RA-10. Mientras que, en convenio con INVAP, se lleva adelante el diseño, la fabricación y la provisión de los componentes que, en poco tiempo, serán parte de esta exclusiva instalación.

Con el RA-10 nuestro país se pondrá al tope de los desarrollos de este tipo de reactores a nivel mundial, siguiendo una línea de evolución tecnológica cuya referencia inmediata es el Proyecto OPAL, el más moderno reactor de producción de radioisótopos que Argentina –a través de INVAP– construyó para Australia (2007). Por ello, la CNEA contempla que el Proyecto RA-10 recibirá más del 80% de aporte de empresas e instituciones del país en tecnología y servicios asociados.



Metas

• Abordar la creciente demanda de radioisótopos para aplicaciones médicas.
• Consolidar la producción de combustibles para reactores de investigación.
• Ofrecer facilidades de investigación en técnicas neutrónicas para biotecnología, fármacos, materiales, entre otros campos.